Por qué es necesario salir de tu zona de confort y cómo hacerlo

La zona de confort es aquel lugar de seguridad en el que solemos mantenernos con tal de sentirnos tranquilos. Estás en una posición en la que sabes lo que no te ha gustado de tu pasado y sabes lo que sueñas para tu futuro, el problema es que aunque tus sueños sean de lo más ambiciosos, si no logras salir de tu zona de confort, no lograrás tus objetivos.

Tu zona de confort tiene unos límites muy marcados por todo aquello que te han enseñado a lo largo de tu vida acerca de lo que está bien y lo que está mal, así como también, hasta qué punto puedes aspirar a cambiar según los valores de tu familia y tu propia historia de vida.

Te han enseñado desde pequeño que debes trabajar duro y sacrificarte, pero solo “porque es así”, porque debes ganar dinero de otros. Luego, debes tener una familia y sacrificarte por mantenerla, inculcarle los mismos valores que te han inculcado tus padres y aceptar ese destino.

Además, como si fuera poco, cada vez que procuras salirte de tu zona de confort, te dirán que eres un soñador o un egocéntrico. Pero esto no es así, lo que ocurre es que las personas que están en su zona de confort, tampoco ven bien que tú te salgas de ella.

Podrás decirme: “¿de qué zona de confort me hablas, si la estoy pasando terrible?” Pues, tu zona de confort no tiene que ver con tu confort en sí, sino con lo que te has acostumbrado a vivir, con lo que debes lidiar día a día, sea bueno o malo.

Los hábitos, la rutinas, el comportamiento usual, todo forma parte de tu zona de confort. Aprender, buscar nuevos horizontes, viajar, aprender un idioma, es salir de tu zona de confort, e ir hacia tu zona de aprendizaje. Quienes están cómodos en su zona de confort, la convertirán en tu zona de pánico procurando que nunca desees ir.

Te estarás preguntando entonces, ¿cómo hacer para salir de tu zona de confort?

Pues, yendo hacia la zona del pánico. Esta zona del pánico es la zona de los emprendimientos, la zona de quienes toman riesgos, y hay quienes están muy cómodos en esta zona también puesto que han trabajado su autoestima y tienen el conocimiento de algo esencial que te diré: si tú te sales de tu zona de confort, la misma NO DESAPARECERÁ, simplemente, se ampliará. Hay riesgos que tomar, pero hay muy poco que perder en este sentido.

Es decir, si debes tomar un riesgo para cambiar tu vida, quienes están cómodos en su zona de confort te dirán “¿Y si te va mal?”, pero debes entender que este es un 50% de la realidad, ya que existe la posibilidad de que te vaya realmente bien.

Sal de tu zona de confort tomando riesgos, aprendiendo, cambia tu profesión si no te gusta, renuncia a ese trabajo si está arruinando tu salud. No debes tener miedo a lo desconocido, no perderás lo que eres, no perderás lo que realmente importa y las posibilidades son infinitas.

 

Foto: David Goehring

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment