Ejercicios de control mental para atraer el éxito

Tengo que contar esta historia porque hace tiempo que me viene dando vueltas en la cabeza, por haberla presenciado de tan cerca y sé que a muchos puede servirle. Esta vez no hablaré de mí, sino de una persona muy querida que al leer este artículo, sé que se sentirá muy feliz.

Este hombre que tuve la oportunidad de conocer hace ya unos diez años (que han pasado volando) era el tipo más inteligente que yo había conocido, y me ayudó mucho con mis emprendimientos, con mis relaciones, con mi familia.

Era una de esas personas que tiene respuestas útiles a todas las cosas en las que solemos sentirnos como en un callejón sin salida. Pero estar con él más de un rato pequeño, era demasiado. Porque todo lo que sabía, lo tenía también cargado en pesimismo. Su forma de ver su propia vida era terrible, es decir, podía ayudarnos a todos, pero él mismo, tenía una vida de la que de haber tenido las agallas se habría deshecho.

Yo había leído bastante acerca del control mental, más por curiosidad que por otra cosa, y al terminar de leer uno de los libros más reconocidos sobre métodos de control mental, la primera persona que me vino a la mente fue él. Me dije: voy a tratar de convencerlo para que lo lea.

Demás está decir que la tarea fue muy ardua, y aún así, no lo logré, porque esta persona no pudo soportar la forma en que estaba escrito el libro. Me empeciné, de todos modos, en hacerle llegar el mensaje y preparé para él un ejercicio de control mental llamado “desprogramación” negativa:

En primer lugar, debes relajarte, ya que los ejercicios de control mental precisan de una práctica previa para llegar a un estado de relajación absoluta, que es el nivel alfa.

El estado alfa de la mente, es el punto en el que tu cerebro sincroniza los dos hemisferios cerebrales y se produce el mismo estado que cuando entras en el sueño REM.

  1. Para relajarte debes respirar y visualizar el número tres, tres veces, luego el dos, tres veces y por último el uno, tres veces.
  2. Luego se cuenta de diez al uno lentamente, visualizando cada número.
  3. Tienes 15 minutos para trabajar en ese estado de conciencia superior en lo que tú deseas cambiar, en este caso, era una actitud negativa para con la vida, el pesimismo y el sentirse fracasado.
  4. El trabajo de reprogramación que debes hacer en este ejercicio de control mental, es visualizar cuál es tu problema, si es posible descubrir las raíces del mismo, o tratar de entender por qué no tiene lógica que te manejes de esa forma en tu vida.
  5. Cuando logras entenderlo, comienza a repetir tus intenciones positivas, es decir, lo que tú quieres lograr, pero como si ya lo tuvieras y lo estuvieras afirmando.

Por ejemplo: “Soy una persona positiva, siempre trabajo por cambiar mis actitudes por unas mejores. Soy exitoso” (Como puedes ver, en la intención escribí lo contrario a lo que molestaba en la vida de mi amigo).

  1. Al terminar la repetición de esa intención en estado alfa, él tenía que contar de cinco a uno en su mente diciéndose mentalmente que se despertaría sintiéndose bien y en mejor estado de salud que antes. En tres, se avisaba a sí mismo que en cinco abriría sus ojos y estaría despierto, y en cuatro y cinco, para terminar debía afirmar que se sentía mejor que antes.

¿Hace falta que hable ahora de los resultados?

Pues bueno, fue más el tiempo que tardé en convencerlo de hacerme caso, de practicar el control mental, que el tiempo que tardó en lograr los cambios positivos.

De hecho, cuando se decidió a probar, fue mucho rato el que trabajé con él hasta que logré que deje de repetirse mentalmente: “esto no sirve, esto no funciona”. Cuando finalmente se abrió a la posibilidad de que quizás sí sirva y quizás sí funcione, ya tenía la mitad del trabajo hecho.

El ejercicio que relaté más arriba lo ha repetido un número de 10 veces, pero sé de algunas personas que logran cambiar su actitud con solo una sesión de meditación en estado alfa.

Hoy es la misma persona sabia que antes, solo que ha comenzado a hacer cosas que le gustan, se ha decidido a empezar su propio negocio y todo lo que sabía de su trabajo anterior, hoy en día lo enseña como consultor vía Skype.

Lo mejor de todo, es que ahora puedo estar con mi amigo, que tanto quiero, horas y horas bebiendo café y charlando hasta la madrugada, ya que ha dejado de ser la persona oscura y depresiva que era, y ya no me hace sentir mal estar cerca suyo más de un rato. Lo más importante para él, fue que ahora ya no siente que no tiene sentido despertar cada día, sino que salta de la cama para empezar a hacer cosas.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment