Develamos las 5 claves para mantener una actitud positiva constante

Así como hay ciertos hábitos que te ayudarán a embarcarte en un viaje de éxito, hay un ítem esencial a la hora de salir adelante en tu vida, y este es el ser positiva/o.

Las personas con actitud positiva tienen otra vibra, y tú bien lo sabes, son aquellas que contagian entusiasmo, que inspiran cosas buenas. Pero no creas que es algo con lo que han nacido, porque en realidad, es algo que con el tiempo han logrado desarrollar, es decir, un hábito.

Para alcanzar las metas que te propones, es preciso que mantengas una actitud positiva ya que la misma mantiene tu autoestima en equilibrio y controla tus comportamientos para que seas más productiva.

Por eso, qué hacer en esos días en que todo sale mal desde nuestro punto de vista. Qué hacemos cuando nos despertamos con el pie izquierdo, nos pilla un embotellamiento en la carretera, en el café no tienen el café que bebemos a diario… Todo esto ocurre (ni hablar si pones algunos días seguidos de mala racha) y seguirá ocurriendo, la diferencia está en no dejar que nos afecte mentalmente.

Ahora bien, no es que de un día para el otro debes convertirte en la Madre Teresa de Calcuta o volverte budista, ver el lado positivo de las cosas, no implica NO ver lo negativo, sino todo lo contrario: implica verlo, reconocerlo y trabajar para quitarlo de tu vida.

Para comenzar esta práctica que te cambiará la vida, debes tener en cuenta las siguientes claves:

  1. Buscar lo bueno hasta debajo de la alfombra

Si dices que no hay nada bueno en tu vida, mientes (aparte de estar deprimida/o). Esto ya es una cuestión de creencias, porque lo que debes hacer es creer y confiar en que todo lo que haces cada día, es subir un peldaño más hacia tus objetivos de éxito. Con esta sensación de plenitud dentro tuyo,  te será mucho más fácil encontrar las cosas buenas de la vida.

  1. Aprender todo el tiempo

Como hemos dicho, en la vida seguirán ocurriendo cosas “malas” pero lo importante es buscar aprender de cada una de ellas. Mientras el mundo sea mundo, te ocurrirán cosas que no desees, pero mientras tú no bajes los brazos, lucharás por torcer esas situaciones y salir adelante. Cada pequeña victoria diaria es un aprendizaje y estos, se irán acumulando, ayudándote a crecer y mejorar tu autoestima.

  1. Enfócate en la solución

Siempre que aparezca una situación problemática o que se avecine una tarea engorrosa, debes enfocarte en la solución a este problema. Si te enfocas, evitarás el pánico y la desesperación (grandes pérdidas de tiempo) y adquirirás el hábito de ser una persona proactiva. Divide ese problema en tareas, ponle una fecha límite y resuelve la situación. Así, en lugar de un problema, ¡tienes trabajo que hacer!

  1. Vistazo al futuro

Sé que en la actualidad estamos en el imperio del “presente”. Todo el material de autoayuda existente nos dice que el pasado no importa, que nos deshagamos de él, y que el futuro es imprevisto así que no cuenta… Pero si tienes en el presente un problema, has reaccionado de forma proactiva y estarás una semana trabajando para resolverlo, por ejemplo. ¿Qué importa ese presente? Es decir, carpe diem, tratarás de pasarla lo mejor posible, pero lo que realmente te motivará es pensar en el futuro. Pensar en esa “semana siguiente” en la que no tendrás más e-mails que responder, en la que ya habrás respondido la citación, en la que ya habrás hablado con tu equipo de trabajo sobre todos los cambios que van a ocurrir o bien, en las que llegan tus vacaciones. ¿Qué te parece? ¿Pensar en el momento de alivio, a sabiendas de que pronto llegará? Nada mal…

  1. Aprende de las personas exitosas a tu alrededor

A veces no tenemos un mentor, o un gurú, pero sí hay muchos personajes a nuestro alrededor que admiramos porque se destacan en tal o cual aspecto que nosotras podríamos mejorar. Si lo piensas bien, notarás que todos/as ellos/as tienen una actitud positiva en la vida. Esto es, que saben y sienten que tienen control de sus vidas de una forma positiva. Si practicas esta forma de ser y estar, recibirás la recompensa que viene en el paquete con esa actitud 😉

En resumen, búscale el lado bueno a todo aunque te parezca que no lo tiene y aprende de cada situación conflictiva en tu vida, de forma tal que siempre logres obtener experiencia y un resultado positivo o aprendizaje. Para pasarla mejor cuando estás caminando cuesta arriba, enfócate en el futuro y mantén una actitud segura.

Algunas prácticas y recomendaciones que he recibido de muchas mujeres emprendedoras y exitosas que he conocido en el último año fueron:

–       Escribir un diario íntimo o crear listas con mis ideas.

–       Crear un muro (online, en papel, en una plancha de corcho) con todos mis ejemplos o inspiraciones en la vida.

–       Meditar para mantenerme equilibrada y manejar el tiempo en mi vida (link).

–       Ser humilde y preguntar, pedir ayuda, pedir consejos. Ser una esponja de la experiencia de los demás, incluso de las lecturas.

–       Tomar nota de los problemas y buscar más de una resolución. Todo debe tener un plan B. Si puedes trabajar en equipo, mejor.

Repasa estas 5 claves para mantener tu actitud positiva y cuéntanos cuál te es más difícil de lograr. Recuerda que con solo aplicar una clave, ya habrás dado un gran paso, tómate tu tiempo, practica, ¡CRECE!

Si te ha gustado este post y te ha servido, compártelo en las redes sociales. Difundamos un mensaje de éxito 😉

Autora: M. Laura Engelbrecht. Escritora, emprendedora digital y dueña del sitio mlaura.studiolyc.com

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment