Consejos para vencer la procrastinación

“No dejes para mañana lo que puedes postergar indefinidamente” Si este es un lema que te identifica, quizás debas leer este post.

La procrastinación, o el arte de delegar indefinidamente, es un problema común en nuestros días. Afecta a la población en general en todas las órbitas de nuestra vida cotidiana, el trabajo, la escuela, la universidad, los emprendimientos, los hobbies, etc.

Hoy es más fácil que nunca distraerse y escapar de nuestras obligaciones con tanto estímulo externo, desde la TV, Internet, música y otras vías.

En mis épocas de escuela, cuando tenía que estudiar para exámenes de repente me encontraba interesado en ver programas de televisión que jamás llamaron mi atención, como telenovelas o talk-shows, pero cualquier cosa era mejor que sentarme a leer libros y hacer tarea.

Un poco de procrastinación está bien, pero si estás escapando de tus obligaciones tanto que comienza a perjudicarte hay una serie de técnicas que pueden ayudarte a ser más productivo.

 

1-      Deja de pensar. Comienza a producir.

Deja de consumirte en pensamientos sobre lo que debes hacer y siéntate a hacerlo.

Excesivo planeamiento termina siendo un factor que contribuye a no realizar la tarea nunca.

2-      Da el primer paso.

Empieza a dar el primer paso y eso te dará un impulso que servirá de gran motivador. Dar el primer paso te ayudará a dar el Segundo, y poco a poco estarás más cerca de tu objetivo.

3-      Realiza una lista de prioridades y atiende lo más urgente primero.

Comienza por quitarte de encima lo más urgente, eso disminuirá tu estrés y te ayudará a encarar el resto de tus tareas con mayor distensión. En esta lista, incluye detalles de cada una de las tareas que debas realizar.

4-      Comienza tu día con la tarea más difícil.

Si tienes que estar sentado frente a tu computadora u ordenador, no te distraigas con Internet, mails u otras cosas. Haz tu primero tu tarea más difícil y ya habrás conquistado el día.

5-      Enfrenta tus miedos.

El miedo al fracaso o a un escenario negativo es muchas veces un detractor de la acción. Mantén una actitud optimista con respecto a tu objetivo y a tu misión. Eso te dará energías impensadas.

6-      Toma una decisión, cualquiera sea.

“En un momento de decisión, lo mejor que puedes hacer es lo correcto, lo siguiente mejor es lo incorrecto y lo peor que puedes hacer es no hacer nada” Theodore Roosevelt

Muchas veces la indecisión nos paraliza y no nos permite avanzar. Piensa en cuál es tu mejor opción, haz tu análisis sobre los pros y contras de las distintas alternativas, pero al final elige un camino, actúa.

7-      Termínalo.

Terminar las cosas y cumplir con tus tareas otorga una gran satisfacción. Por otro lado, las cosas que dejamos inconclusas se van “colgando” de nuestra mente, produciendo estrés, ansiedad y letargo, además de drenarnos de energía. Termina cosas y quítatelas de encima, siéntete liviano y activo.

8-      Divide tu trabajo en pequeñas tareas y pasos.

Eso te ayudará a generar una sensación de cumplimiento constante, sentirás que avanzas y podrás ver progresos continuamente. Si en cambio te avocas a terminar una tarea titánica entera, tendrás la sensación de que tus pasos son mucho más lentos y te desanimarás.  Enfócate en cada tarea individualmente. Si aun procrastinas esas tareas, divide cada tarea en pasos más pequeños hasta que sea tan sencillo que te motive a hacerlo.

9-      Cambia tu entorno.

El entorno de trabajo tiene un gran impacto en tu productividad. Si tu escritorio está muy desordenado puede darte una sensación que tu vida es desordenada. Si trabajas donde hay mucho ruido y movimiento puede dificultarte la concentración. Si trabajas en tu casa y tienes chicos puede que necesites crearte un espacio más privado en donde no te distraigan tanto.

10-   Suma a un compañero.

Crear grupos de estudio o trabajo es un gran motivador, entre todos se motivan a dedicar un tiempo específico a las tareas y entre todos se ponen de acuerdo que también son necesarios los descansos. A mí me encanta trabajar junto con mi mujer, ella escribe es sus blogs y yo me dedico a lo mío, y cada tanto conversamos y nos distendemos.

11-   Búscate un mentor

Los mentores son grandes motivadores para la acción. Búscate a alguien que ya haya llegado adonde tu quieres llegar. Puede facilitarte mucho el camino, decirte qué es lo importante y lo accesorio y apuntalar tus procesos de trabajo.

12-   Redefine tus objetivos

Si ves que has postergado cosas por un período significativo de tiempo, pregúntate si realmente es algo que quieres hacer, y si te das cuenta que no quieres hacerlo pues no lo hagas, cambia tus objetivos. Hay gente que se engaña por años hasta que un día se sinceran consigo mismo y se sacan un peso enorme de encima, porque aquello que nos decimos que queremos o tenemos que hacer y no lo hacemos, nos pesa.

 

Foto: wisemandarine

{ 1 comment… add one }

Leave a Comment