Consejos para elevar tu estado de consciencia

Comenzaré hablando un poco de lo que no diremos en este artículo:

  • Que elevar tu estado de conciencia tiene que ver con encender millones de velas en tu hogar
  • Que precisas intoxicarte con sahumerios extraños
  • Que se precisan de drogas, alteradores de conciencia, etc. para elevarse
  • Que debes dominar por completo el yoga o la meditación

Todas estas son confusiones que han nacido por el hecho de que el hombre occidental ha estado durante todo este tiempo buscando las formas de lograr elevarse en el mundo oriental sin dedicarse ni diez minutos a pensar en esto. Entonces, si comienzo a hablarte de esas cosas (que por otro lado, estoy seguro de que deben ayudar) dirás: no tengo tiempo, no sirve, mucha parafernalia, bla bla. Necesitas una forma práctica, ¿verdad? A eso iremos.

Pero primero, ¿a qué nos referimos con elevar tu estado de conciencia?

Elevar el estado de conciencia, en este caso, es lograr ser más consciente de la realidad que te rodea, del mundo, de tu relación con los otros seres humanos, de la relación con todos los seres vivos, de tu sentido de libertad, tu concepto de libertad, tu idea del destino, y liberarte de algunas ataduras que no te están permitiendo ser o hacer como tu yo interno desea.

  1. Comunícate con la naturaleza

Es esencial para elevar tu estado de consciencia que estés alerta en la naturaleza. Debes conocer tu ambiente, el lugar donde vives, debes conectarte con la tierra, tratar de percibir la energía de los vegetales, de tus mascotas. Esto te ayudará a adquirir ciertas habilidades que a la larga, además de lo espiritual, resultan prácticas, como saber cuándo lloverá, cuándo una planta o una mascota precisa de atención especial, cuánto te enfermarás.

  1. Come alimentos naturales

Los alimentos tienen distintos grados de vibraciones. Los alimentos de vibración más baja son las comidas chatarras, como lo imaginarás, por lo que energéticamente te mantienen como si fueras un muerto-viviente. Los alimentos de más altas vibraciones son aquellos que naturalmente la naturaleza nos da: los frutos. Los que tienen intervención de la mano del hombre como los productos agrícola-ganaderos, sin procesar, son los que le siguen. Luego, en la cadena vienen los procesados de forma casera, y finalmente los industrializados.

Practica una semana de consumir productos naturales, o hechos por pequeños productores de tu barrio, o bien si vives en la ciudad, busca en las dietéticas o herboristerías. No te diremos que transformes por completo tu alimentación (aunque te beneficiarías de hacerlo…) pero sí que lo hagas por algunos días, como forma de purificación. Eso sí, hazlo tratando de concientizarte sobre el efecto que tienen en tu organismo.

  1. Ordena el ambiente para limpiar tu mente

El desorden en la casa o la habitación, figuran siempre en tu mente como un “problema pendiente”. Por más que puedas decirme: “es mi propio desorden”, “en mi desorden yo encuentro todas las cosas”, “me gusta vivir así”, “soy hippie”, o todo lo que se te ocurra como excusa, ten en cuenta que son este mismo tipo de excusas las que ponen los adictos o lo que dicen los fumadores al dejar de fumar (ejemplo: “de todos modos voy a morir algún día”).

Oblígate a ordenar, sácate ese pendiente de la cabeza de una vez por todas y disfruta de la paz que esto genera. Si no te sientes cómodo en tu propia casa, no te sentirás cómodo en ningún lado.

  1. Conviértete en tu propio coach y analiza tus decisiones

A la hora de tomar decisiones, debes ser tu propio coach y analizarlas. Con decisiones, me refiero a todas las decisiones: levantarte tarde los fines de semana, quedarte hasta las 3 am por ver una temporada completa de tu serie favorita, estudiar todo junto el día antes del examen, terminar el trabajo siempre sobre la fecha límite, decidir comprar golosinas, decidir no ir al gimnasio porque: llueve, tienes sueño, tienes mucho trabajo, nunca ves a tus amigos, etc. Hazte consciente de tus decisiones y evalúa si realmente son las que deberías tomar o si son las que la sociedad, tu pareja o la televisión te imparten.

Poner en práctica estos 4 pasos puede resultar una locura a simple vista, pero ¿por qué no planificar unas vacaciones más espirituales este año? En lugar de los deportes de riesgo, puedes hacer una excursión a una reserva natural. A

cerca del orden, da muy buen resultado dejar todo ordenado antes de salir de casa, para que al volver no se sienta tan duro el golpe 😉 No se trata de imponerte estas reglas que aquí decimos que “son buenas” y “te harán elevar tu estado de consciencia”, en el fondo, se trata de que tú mismo descubras cuáles te ayudan a lograrlo y escucharte a ti mismo a la hora de tomar una decisión tan importante como la de cambiar tu vida.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment