Cómo sacar provecho de las situaciones sociales

secretos-psicologicos-situaciones-sociales

Las situaciones sociales son algunas de las más importantes de nuestras vidas pero, lamentablemente, no existen reglas para ellas. Conocer algunos secretos para sacar ventaja en estas puede ser bien interesante, ¿verdad? Sigue leyendo para saber más.

1)      Presta atención a los pies de las personas antes de incluirte en una charla

Interrumpir una conversación es una de las cosas más incómodas que puedes hacer. Las personas suelen molestarse y pensar que eres un desubicado pero, existe un  secreto para hacerlo e incluso sacar ventaja. Si las personas están moviendo solo su torso, pero sus pies están fijos en el suelo, probablemente estén hablando de algo importante y no es un momento adecuado para interrumpirlas. En cambio, si las personas también mueven sus pies, significa que ya no están prestando demasiada atención a la conversación y puedes sacar ventaja si les interrumpes.

2)      Qué debes hacer si tienes que discutir una posición contraria

Todos atravesamos situaciones en las que debemos discutir una posición contraria con otra persona. A menos que seas peleador o te guste mucho el drama, evitarás estas situaciones a toda costa. Pero, lo cierto es que a veces es necesario discutir. Entonces, si sientes que la discusión está irritando a la otra persona (sobre todo si es un amigo o un familia) siéntate al lado suyo. La posición enfrentada genera más tensión en las personas.

3)      Si necesitas un favor comienza con “¡Necesito tu ayuda!”

Las dinámicas sociales dicen que las personas que no ayudan son malas y nadie quiere pasar su tiempo con ellas, por eso, un viejo truco es pedir específicamente: “ayúdame” cuando necesites algo. Las personas detestan la culpa de decir “no” ante un pedido de ayuda.

4)      Si quieres que alguien se sienta bien, valídalo

Si quieres demostrarle a alguien que estás de acuerdo con él, hacerlo sentir bien, valídalo parafraseando o citando lo que ha dicho. Esto demuestra que estabas escuchando atentamente y que te has interesado en lo que ha dicho.

5)      ¿Tienes problemas recordando nombres?

Jamás recuerdo los nombres de las personas, de hecho, prácticamente ni los escucho en el momento en que se presentan. Es horrible. Lo mejor en estos casos es lograr que un amigo o conocido presente a la persona que recién conocemos, y comenzar la charla repitiendo su nombre. Por ejemplo:

–          Laura, este es José, José, ella es Laura

–          Hola José, un gusto conocerte.

Y así procura repetir su nombre varias veces mientras conversan y ya no lo olvidarás.

6)      ¿Qué hacer si no responden todo lo que has preguntado?

Cuando preguntamos, sentimos ansiedad por oír la respuesta. Pero, ¿qué hacemos si nos responden solo una parte de lo que hemos preguntado? ¡Esperar! La paciencia es nuestra mejor amiga, ya que, simplemente por llenar el silencio, el otro comprenderá que debe seguir hablando.

7)      La confianza importa más que el conocimiento

Me ha tocado estar presente en una entrevista de trabajo en que se elegía nuevo personal. Hemos tenido dos jóvenes candidatas aplicando al mismo puesto de Community Manager. Una de ellas había estudiado Comunicación Social en la Universidad, había hecho un curso con una gran gurú de esta profesión, etc. La segunda, simplemente tenía el secundario completo y comenzó hablando con mucha confianza acerca de los trabajos de CM que le habían cautivado y que por ellos quería dedicarse a esto. La primera postulante moría de miedo, y en cierta forma, parecía querer escudarse en sus conocimientos. La segunda postulante, se mostraba confiada en que podía con el puesto. No hace falta que te cuente quién ha obtenido el trabajo.

8)      Fíngelo hasta que te salga

Si algo no te sale, hazlo igual, ya te acostumbrarás. Nada se aprende de la noche a la mañana, pero todo se aprende. La neuroplasticidad está de tu lado. Si quieres ser más extrovertido, comienza por creerlo y actuarlo.

9)      Lo que NO debes hacer si tratas de convencer a alguien

Si tratas de convencer a alguien, jamás utilices expresiones como: “creo que”, “en mi opinión”, “es probable que”. Si eres asertivo, y dices “sé que…”, “haré…”, sonarás más confiable.

10)   ¿Quieres saber quién es el líder de un grupo? ¿O quiénes se llevan bien?

Saber esto puede asombrarte, ya que muchas veces el líder no es quien habla más o quien se muestra más extrovertido. Cuando se cuente un chiste o todos rían, mira a quién miran las personas cuando se están riendo. El señalado, es el líder, ya que todos buscan comprobar que hacen bien en reírse.

11)   Haz que tus propuestas sean irresistibles

Si quieres que te acompañen a una fiesta o asistan contigo a un evento, ¡muestra emoción! He tenido experiencias sumamente gratas por decir “¡sí!” antes que ver decepcionada a una amistad. Además, una promesa de escapar de lo normal y aburrido, siempre es aceptada.

Si no funciona, y alguien procura tirar abajo tus expectativas, hazle saber lo dolorosa que ha sido para ti su respuesta (ahora sí, funciona).

12)   ¿Quieres ser respetado? ¿Ser considerado importante?

En el momento en que entras en un nuevo grupo, si ya has identificado al líder, debes ganarte su respeto. ¿Cómo? Muy fácil, imitando sus expresiones corporales y patrones de conversación. Si el líder habla con excitación, se ríe y gesticula mucho con sus manos, no te acerques de brazos cruzados a hablar con seriedad. Si el líder está serio y habla de forma pausada, no querrás parecer un payaso hablando demás y rápido. Cada grupo tiene sus formas.

13)   SOS: lo que harás ante quienes quieran pelear contigo

En inglés les llaman simplemente “haters”: odiadores. Existen personas que siempre buscan pelea y que jamás estarán de acuerdo con lo que dices (incluso cuando el día anterior sí lo estaban). Este tipo de personas, pueden ser violentas verbalmente, alzar la voz e insultar. No te pongas a su nivel, no pierdas el control, ya que cuanto más enojo les demuestras, más alimentas su odio. Zen … Respira… En algún momento abandonará la discusión.

14)   Generando impresiones imborrables

–          Párate derecho (relajado, no estático) y muévete como un líder natural, con confianza.

–          Jamás guardes tus manos en tus bolsillos, es un signo de poca autovaloración, es preferible que te cruces de brazos (aunque esto también es señal de auto-protección e inseguridad).

–          Mantén contacto visual. Eso sí, asegúrate de mover tu vista hacia otro lado cuando cambien de temas de conversación y de parpadear con lentitud, no querrás dar miedo o parecer un maniático.

15)   Pequeños favores, se multiplicarán

Cuando tengas que pedir un favor, pide primero uno pequeño, irresistible y tendrás más posibilidades de que el próximo sea aceptado. Tendemos a reincidir (incluso más que a aceptar hacer un favor a quienes ya nos han hecho uno), además, adoramos la retribución mental de saber que estamos ayudando a alguien.

16)   Grandes favores, abren puertas

En complemento con el secreto anterior, si pides un favor ENORME para que lo rechacen, tienes más posibilidades de que luego realicen el favor que realmente querías pedir. Le haces poner en perspectiva a la otra persona la “pequeñez” que le pides y le costará mucho más negarte nuevamente.

17)   Por qué es necesario el contacto físico

Uno de los mayores temores de las personas tímidas es tocar al otro. NO tienes que temer, tocar a alguien en el hombro, por ejemplo, crea un enlace emocional y físico. Especialmente, si lo haces en momentos de alegría, excitación y risas, ya que refuerzan el contacto positivamente. Si te hace sentir incómodo tocar a los demás, recuerda el punto 8: hazlo hasta que te salga.

Atención: tocar a la otra persona en la rodilla en muchas culturas es un toque que las mujeres hacemos sin tapujos pero, que los hombres no tienen tan permitido. Ahora bien, si tienes seguridad de que la otra persona tiene afinidad contigo, puedes hacerlo, sino, puedes parecer demasiado confianzudo.

18)   La ley N°1 de persuasión

Esta ley te vuelve un peligro para los susceptibles y es el arma más vieja de los vendedores: disfraza tus ofertas en opciones. Si quieres que una persona salga contigo, no le preguntes “¿quieres salir conmigo?” ya que le das la posibilidad de responder velozmente dos letras: sí o no. Pregúntale: “¿vamos a almorzar o al cine?”. Será complicado y le hará sentir mal rechazarte dando una explicación válida que probablemente no tiene.

19)   ¿Muy nervioso? Este secreto te asombrará

¡Mastica chicle! Hablando en términos evolutivos, tu cerebro asumirá que estás tranquilo y fuera de peligro si estás masticando. Lo mismo funciona si invitas a la otra persona a almorzar o cenar. El estrés y la ansiedad suelen aplacarse.

20)   La práctica diaria hace al maestro

Así como debes tratar de poner en práctica cada uno de estos puntos, lo que quiero que practiques diariamente son posturas de poder. Así es, existen posturas que te hacen sentir confiado y con el tiempo mejoran tu autoestima. Puedes sentirte un poco tonto al hacerlas pero, nadie tiene por qué enterarse. Las posturas de poder son muy fáciles de hacer y efectivas. Si no sabes de qué te estoy hablando, chequea este vídeo:

Aquí los tienes, 20 secretos de la psicología que pueden ayudarte a ganar ventaja en las situaciones sociales. ¡Utilízalos con sabiduría!

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment