¿Cómo lograr ser asertivo?

Cómo lograr ser asertivo es una de las preocupaciones de una enorma cantidad de la población mundial, que aspiran a mejorar su calidad de vida.

¿Qué significa ser una persona asertiva?

Una persona que es asertiva es una persona que puede comunicar honestamente sus pensamientos, emociones y necesidades hacia otros de la manera apropiada.

Seguramente te han aconsejado al menos una vez que hay que ser moderado en todo. Esta aurea mediocritas o dorada mediocridad fue considerada el nivel más alto del desarrollo personal entre los filósofos griegos, que consistía en saber encontrar el punto medio entre los extremos. Ahora bien, ¿qué tienen que ver los antiguos griegos con la asertividad? Resulta, pues, que lo que ellos tomaban por la mayor virtud coincide en líneas generales con lo que hoy llamamos asertividad: el punto medio entre ser una persona pasiva o una persona agresiva.

Una persona pasiva no comunica sus pensamientos, necesidades o emociones, una persona agresiva comunica sus pensamientos, emociones y necesidades pero de la forma equivocada. Ser asertivo significa hacerse escuchar y transmitir el mensaje de modo que maximiza las chances de ser escuchado.

Ser asertivo significa tener carácter, sin agredir a los demás; ser capaz de escuchar consejos, pero medirlos bien antes de implementarlos; luchar siempre, pero aceptar la derrota con la frente en alto.

También, significa tomar buenas decisiones o saber cómo actuar en un momento concreto y optar por lo que más nos convenga y que, al mismo tiempo, no le haga daño a otros. Es un saber hacer que está relacionado con nuestra inteligencia y capacidades cognitivas, pero que se puede aprender o, al menos, mejorar con la suficiente fuerza de voluntad y un entrenamiento adecuado a base de consejos que nos ayudarán a desarrollar ciertas estrategias.

Una persona asertiva sabe cuáles son sus derechos y es capaz de defenderlos. No se deja someter por la voluntad ajena; en cambio, comunica sus necesidades y expresa sus puntos de vista, sean ciertos o no.

Finalmente, lograr ser asertivo significa lograr encontrar un equilibrio – defender tu propio punto de vista sin atacar a los demás o intentar imponerles tus principios a toda costa.

¿Por qué deberíamos ser asertivos?

Ser asertivos nos permite mostrarnos tal y como realmente somos: nos permite compartir nuestras dudas sin tener miedo a que se burlen de nosotros, no dejar que nos influyan o nos hagan cambiar de opinión, o saber decir “no” cuando es preciso decirlo. Esta actitud causa impresión, pues transmite la fuerza de carácter y entereza, lo que nos hace más fiables y dignos de confianza, que son dos de los elementos cruciales que nos ayudarán a realizarnos social y profesionalmente.

Ser una persona asertiva implica ser sinceros con uno mismo, es decir, reconocer cuando nos hemos equivocado, pero también tener la capacidad de reconocer que no estamos satisfechos con nuestra vida o con ciertos ámbitos de la misma y que algo tenemos que cambiar para que todo mejore. En este sentido, supone una cierta dosis de autocrítica, que significa dar el primer paso en el camino de cambiarnos y mejorarnos en cualquier aspecto.

Y, en general, no supone tan solo la autocrítica, sino también el inconformismo con la vida, sociedad, o ciertas circunstancias. Una persona asertiva es más que un inconformista: es un inconformista que reconoce problemas y busca soluciones.

Es fácil encontrar problemas en todo lo que nos rodea, quejarnos o sufrir porque creemos que han sido injustos con nosotros o porque la vida no nos ha tratado bien. Ser asertivo nos ayuda a superar el inconformismo, es decir, en vez de resignarnos o reconciliarnos con nuestro problema, tenemos que activarnos y buscar solución a todo lo que nos dé molestias.

Siendo asertivo, podrás conseguir todo lo que te propongas: al transmitir la imagen de alguien que sabe perfectamente bien lo que quiere en su vida, vas a ganar respeto y estima, tanto en el ámbito personal, como en el ámbito laboral. Es más, tu capacidad de elegir siempre una buena forma de expresarse y señalar lo que no está bien sin herir a nadie, te convertirá en una persona deseable en los ojos de los demás, con la que se puede contar y que puede ayudarles a ser mejores.

En total, lo que más debe motivarte es el hecho de que la asertividad es el camino seguro hacia la felicidad. Una persona equilibrada, sin temores y realizada social, laboral y personalmente, es una persona feliz.

 ¿Cuáles son los obstáculos que nos impiden gozar de asertividad?

Miedo de ofender a los demás

Aquellos que se preguntan cómo lograr ser asertivos se enfrentan a un gran obstáculo que es el miedo a ofender a otros, es preocuparte porque dirás o harás algo que a alguien no le gustará o que le generará algún enojo o resentimiento hacia nosotros o que nos preocupemos porque la persona no apruebe que digamos lo que pensamos.

A la mayoría de nosotros nos han enseñado que ser bien educados significa someterse a ciertas normas y códigos sociales, que incluyen por ejemplo ayudar a los demás, no interrumpir a otro, etc. Ser asertivo no significa descartar estas normas rotundamente, como tampoco significa guiarse ciegamente por ellas. En cambio, quiere decir que debes descubrir por ti mismo si en un momento concreto ellas tienen algún sentido para ti. Si crees que alguien no merece tu ayuda o que de momento no estás en condiciones de ofrecer ayuda a nadie, no te impongas la obligación de hacerlo solo porque eso es lo que se debe hacer.

Por otra parte, de pequeños nos callaban o trataban mal, sobre todo en la escuela, lo que en un nivel subconsciente ha fomentado la timidez. Esto ha causado que nos sintamos insuficientemente competentes como para opinar y muchas veces prefiramos no comunicar lo que tenemos en mente solo porque tenemos miedo de que nos ridiculicen o nos conviertan en objeto de burla.

Falta de autoestima o confianza

La falta de autoestima o autoconfianza es lo que presenta el mayor obstáculo a la hora de comunicarnos con otros. El sentimiento de inferioridad con respecto a los que nos rodean provoca que callemos nuestros problemas, dudas, incluso buenas ideas, por miedo de que sean rechazados.

Para superar estos obstáculos, empieza con darte cuenta de que tanto el éxito como el fracaso dependen solo de ti y de tu propia voluntad. Sé consciente de lo mucho que vales y aprende a respetarte a ti mismo por sobre todas las cosas. Una vez que logres edificar tu propia personalidad, no dejes que te influyan o te hagan hacer lo que no te guste.

Sé libre de expresar tus opiniones aunque a otros no les gusten, porque, a fin de cuentas, uno de tus derechos es también el derecho de equivocarte. Pero recuerda que, por mucho que lleves razón, no debes ofender a los demás ni intentar hacer lo que no quieres que ellos te hagan a ti.

Malinterpretar lo que piensa el otro

Muchas veces sucede que no queremos cambiar o decir lo que pensamos porque pensamos que vamos a herir a otros y decidimos no hacerlo para protegerlos. También es posible que el otro no te diga lo que realmente piensa porque trata de protegerte, en cuyo caso ambos estarán tratando de adivinar lo que adivina el otro en vez de ser sinceros y expresar sus pensamientos y sentimientos.

Hay veces en que ser asertivos puede tener consecuencias negativas en nuestra relación con los demás, por lo que es recomendable escribir en una hoja de papel los beneficios y los costos de ser asertivos antes de tomar la decisión si el tema es importante, de esta forma podrás tomar una decisión más informada y no una decisión impulsiva.

Timidez

Uno de los bloqueos más grandes para ser asertivos es la timidez. Las personas tímidas tienen miedo de que los demás piensen mal de ellos por lo que dicen o hacen.

Las personas tímidas son quienes más tienen que trabajar en lograr ser asertivos, porque para ellos ser reservados está tan incorporado en su personalidad que les es casi imposible pensar en ser asertivos.

Las personas tímidas suelen no expresar sus sentimientos (ya sea a nivel laboral, profesional o familiar) y lo que hacen es generando una tensión que tarde o temprano termina estallando.

Una persona puede ser tímida y ser asertiva, para ello vamos a recomendar el uso de las técnicas que describimos en este artículo.

 

 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment