Cómo hacer una buena composta

Reutilizar los recursos es una necesidad imperiosa en la actualidad. Por eso, siempre que tengamos la posibilidad de reciclar, debemos hacerlo y una de las formas caseras más simples es haciendo composta (o compost, como también se le dice) para enriquecer la tierra.

Hacer composta quizás no sea una opción instantánea y requiere algo de trabajo, pero no es tan difícil como piensan las personas. Es más, con tan solo leer este post puedes considerarte experto en la materia, ya que no tiene mucha ciencia.

Tampoco es necesario que tengas una finca o un gran jardín para decidirte a hacer composta, ya que todos generamos residuos orgánicos en casa y podemos hacer composta en recipientes del tamaño que queramos y con el material orgánico que tengamos disponible.

¿Qué es la composta?

La composta es una mezcla de material orgánico que se coloca de forma tal que con el tiempo genera un producto muy útil para mejorar la tierra y nutrirla. La composta además, es una forma de fertilización natural que mejora los cultivos y da cuerpo a suelos poco fértiles, con mucha arena o bien, permite mejorar el drenaje y la oxigenación de suelos con mayor porcentaje de arcilla.

La composta es esencial para que cualquier suelo sea sano ya que nos permite mejorar la calidad de la tierra para que los cultivos tengan una mayor fortaleza y el suelo no se agote de nutrientes.

¿Para qué sirve la composta?

  • La composta es una forma natural de fertilizar y mejorar los suelos.
  • La composta aporta microbios provechosos para la vitalidad de la tierra.
  • La composta favorece el drenaje del agua y la oxigenación del suelo.
  • La composta además nos permite reciclar el material orgánico que producimos en casa para así generar menos basura y evitar que se mezcle con material inorgánico y tóxico desaprovechándose en absoluto su potencial.

De cierta forma, hacer composta es recrear un proceso natural que es el de la descomposición. La diferencia radica en que nosotros controlamos y optimizamos este proceso para acelerarlo y obtener un humus provechoso.

¿Qué poner en la composta?

Papel, cartón, servilletas

Cáscaras de huevo,

Ramas y hojas de árboles (secas y verdes)

Restos de panes, granos, pasta

Residuos del café, el mate, el té

Cáscaras de fruta, vegetales

Césped cortado

NO son tan buenos 

Lácteos

Carnes

Huesos

Grasa animal

Alimentos cocidos

Hierbajos o yuyos

 

¿En qué proporciones?

Lo ideal sería mezclar estos materiales orgánicos o ir colocándolos en capas. Siempre que hagamos composta debemos aportarle material orgánico seco en un 75%. Este puede estar compuesto por: papeles, ramas, hojas secas, cartón, etc. El otro 25% corresponderá al material húmedo: los residuos del césped cortado, residuos de vegetales, panes, granos, pasta, etc.

OJO: esta es una medida idílica, y en general, te será más fácil conseguir el material húmedo que el seco, probablemente, pero si no consigues esta proporción puedes hacerlo igual. ¿Por qué ponemos tanto material seco? Porque esto hace más rápida la descomposición al mantenerla más oxigenada. Lo importante es que sepas que, de cualquier forma, ese material orgánico se descompondrá. 

Procedimiento para hacer composta

  1. Una vez que has conseguido el material orgánico, debes triturarlo. Cuanto más pequeño sea todo lo que colocas a tu composta más rápido comenzará a descomponerse. Puedes cortar con tijera si es poca cantidad, o de la forma que se te ocurra. En compostas muy grandes, por ejemplo, utilizan molinos, pero tú puedes hasta cortarlos con la mano.
  2. Con todo el material orgánico triturado, procede a mezclar todo muy bien. OJO: también puedes crear tu composta con un sistema de capas, en la que intercalarás una capa de material húmedo con una capa de material mojado, siempre con la seca por debajo.
  3. Ya has hecho la mezcla, ahora es momento de humedecerla. Debes ser muy cauto al agregarle agua a la composta porque debes humedecer y no hacer una sopa. La humedad es uno de los factores que más aceleran la descomposición de la materia orgánica, pero si tienes un porcentaje mayor de material húmedo, probablemente no debas hacerlo. Si, al contrario, tienes mayor cantidad de material orgánico seco, debes regar la composta asiduamente.

AVISO: esta agua, junto con el agua que pueden ir despidiendo los materiales orgánicos húmedos, no debe estancarse debajo, por lo que debes procurar volcarla para que se airee. Si esta agua queda estancada debajo, pueden nacer hongos o insectos que deberás erradicar cuando quieras utilizar la composta para rellenar tierra. El aire siempre ayuda a que la descomposición sea óptima.

¿Dónde se puede hacer la composta?

Como decía antes, no importa si tienes una finca o un departamento de un ambiente, siempre puedes crear tu propia composta. La opción para quienes tengan un espacio verde es abrir un pozo no demasiado profundo en algún sitio del terreno. La opción para los demás, es utilizar un recipiente con drenaje (puede ser una maceta tapada) y seguir el procedimiento que ya describimos para reunir el material y crear la composta.

Si tu idea es hacer un pozo en el terreno, lo más recomendable es agregarle piedras o grava para que no quede el agua abajo y drene. Recuerda lo que decía anteriormente: no debe estancarse agua debajo.

También debes tener en cuenta que el lugar donde hagas tu composta o coloques tu compostera tiene que ser preferentemente un lugar oxigenado por 2 factores:

  1. Para que no haya olor a humedad desagradable
  2. Para que el proceso de descomposición sea más rápido

Notarás que he nombrado la palabra “compostera”, pues sí, así se le llaman a los recipientes para hacer compost. Puedes crear el tuyo propio (como decía antes: una maceta) o bien, puedes conseguir uno. Hay sistemas muy eficaces (y que se ven súper bonito) que permiten un buen drenaje y tienen incorporado un tamiz para que el compost listo caiga por debajo.

¿Cómo saber cuándo está lista la composta?

Es muy fácil distinguirlo: antes era una ensalada de basura y ahora se ve como tierra. La composta está totalmente lista cuando se siente seca y se puede colar con una rejilla. Si está grumosa, aún le falta tiempo.

Puedes utilizarla para enriquecer tus macetas, tu jardín o tu almácigo. Luego de que eches la composta, riega para que esta se fusione con el terreno. Cuando lo hagas, revisa que no haya quedado ningún trozo de material orgánico sin descomponer y si encuentras uno devuélvelo a la compostera.

Si quieres saber un poco más acerca del tipo de residuos que utilizar y cómo crear una calidad de humus óptima, puedes leer sobre el nitrógeno y el carbono aquí. 

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment