Cómo hacer que tus siestas sean realmente efectivas

dormir siestas es bueno

Sé que muchos dicen que las siestas son solo para niños, pero trae grandes beneficios dormir una buena siesta. Ahora bien, hablar de una buena siesta, no implica dormir 4 horas por la tarde, ya que luego estarás por la noche con los ojos abiertos como un búho y así descontrolarás todo tu ciclo de sueño.

Eso sí, no necesitas descansar tanto como los leones, pero cuando te despiertes, te sentirás como si tuvieras su mismo nivel de energía 😉

Si eres de aquellas personas que sufren un decaimiento de energía después de la hora del almuerzo, estos consejos para dormir una buena siesta son para ti:

  • Las siestas deben durar entre 15 y 20 minutos para ser realmente efectivas.
  • Entre media y una hora, esta siesta te ayudará a tomar decisiones o memorizar datos importantes.
  • Entre una hora y 90 minutos, la siesta contribuirá en mejorar tu creatividad.
  • Una buena siesta te permite estar más alerta y recuperarte si estás cansado físicamente.
  • Tomar una pequeña siesta es mucho mejor que tomar un café.
  • Si tienes un hábito de siestas, te será más fácil dormirte rápido a esa hora porque tendrás la costumbre. Los horarios más usuales son las 13 o las 15.
  • Toma tu siesta en un cuarto oscuro o utiliza un antifaz para estar a oscuras.
  • Ten a mano una manta y tápate ya que al dormirte, tu cuerpo disminuye la presión sanguínea y te enfrías.
  • Tápate con una manta liviana, porque si te abrigas demasiado, puede que te duermas profundamente y la siesta te haga perder la tarde.
  • Dormir es prioridad, sobre todo si no duermes más de 6 horas por la noche. Hazlo una obligación.
  • Para que tu siesta sea más efectiva y puedas despertarte bien luego, tomar un vaso de agua fresca ni bien despiertas es una buena opción, ya que te ayudará a despertar a tu cuerpo y la hidratación ayuda a mantenerse despierto.
  • Relájate y enfócate en tu respiración si te cuesta dormir.
  • Si te distraes fácilmente, utiliza música relajante en el ambiente o colócate tapones de silicona en los oídos.
  • Repite un mantra, pasea imaginariamente por un lugar tranquilo o realiza cuentas regresivas.

Para los amantes del “cafecito”

Tomar café, té, mate, chocolate, bebidas cola, aporta a tu sistema la tan popular cafeína (u otras –ínas similares) que si bien, no son del todo malas, sí debe estar absolutamente controlado su consumo.

Si dejas de consumir café, por ejemplo porque no puedes controlar cuánto tomas a diario y prefieres cortarlo de raíz, las siestas serán tu salvación, ya que como estás acostumbrado a consumir café, lo que dormías parecerá no alcanzarte y te sentirás fatigado.

El tip asombroso que hemos descubierto es que si vas a tomar una siesta corta, de menos de 30 minutos, y  tomas tu café antes de acostarte a por tu siesta, el efecto de la siesta será el doble de energizante.

Así, el tiempo en que la cafeína toma en “hacer efecto” lo aprovecharás descansando realmente.

Prueba los consejos, tómate una siesta y luego nos cuentas cómo te ha beneficiado este buen hábito.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment