Cómo levantarse a la mañana fácilmente

Si eres de los que piensa “me cuesta mucho levantarme a la mañana” aquí te presento la solución que estabas buscando.

¿Eres de esas personas que cuando suena el despertador por la mañana te cuesta despertarte enseguida? ¿Vuelves a dormirte por unos minutos más y a veces llegas a despertarte mucho más tarde de lo que necesitabas? Si es así, este artículo puede interesarte.

Yo era de esas personas, odiaba levantarme por las mañanas, cuando sonaba la alarma del despertador o de mi teléfono, la programaba para que suene nuevamente en diez minutos, y he llegado a despertarme horas después de la hora en que debía, llegando tarde al trabajo, la universidad, entrevistas, citas con médicos, etc.

Aquellos que sufrimos de este síntoma de no poder despertarnos fácilmente por la mañana, nos damos las más ridículas excusas por las cuales debemos seguir durmiendo unos minutos más, en mi caso, cuando sonaba la alarma pensaba: “uf… ya es hora de despertarse, bueno, puedo dormir unos diez minutos más” “uff… ¿ya pasaron diez minutos?, bueno otros diez minutos seguro que no me harán daño” “No puedo creer que ya hayan pasado otros diez minutos, duermo otros diez minutos más y suspendo el desayuno, bebo algo en el camino” “Me duché ayer por la noche, puedo salir sin ducharme y hacerlo cuando regrese por la tarde, eso me da otros 20 minutos”  “¿Las 10 AM??? Me quedé dormido!!! Que problema voy a llegar tardísimo!!!” Luego lo de siempre, llamar, inventar una excusa y esperar que no sea un problema mayor.

Seguro que a muchos les ha sucedido o les sucede lo mismo.

Mi realidad ha cambiado completamente. Hoy me despierto siempre a las 7 Am en punto, y diez segundos después estoy levantado y listo para conquistar el día. Si hubiese sabido de este método en mis épocas de colegio secundario mi vida hubiese sido mucho más fácil.

No hay ningún secreto, simplemente un método, una vez que nuestro cerebro y nuestro cuerpo lo incorporan, uno se despierta a la mañana automáticamente, despertarse y levantarse se convierte en una respuesta física automática, como retirar la mano cuando tocamos algo caliente, pero sin el dolor ni el estrés. Lo que se logra con el método es anular la voz interior que comienza a dar el famoso debate interno de si debemos despertarnos o no.

¡!!Bueno Nacho, basta de preámbulo, cuéntanos como es este bendito método ya!!!

Está bien, aunque antes de decirles qué es lo que debemos hacer, voy a decirles qué es lo que no debemos hacer. El abordaje erróneo a la problemática de levantarnos por la mañana es utilizar nuestro poder de voluntad, ya que este flaquea, no es infalible, continuamente somos detractores de nosotros mismos. En cambio, cuando tenemos la mano en el fuego no pensamos si debemos sacarla o no “mmm… me estoy quemando, bueno, en unos diez minutos más saco las manos del fuego” NOOOO, sacamos la mano enseguida, insultamos a los cuatro vientos y nos ponemos alguna crema para quemaduras si la cosa es grave. Creo que ya van entendiendo, la cuestión reside en convertir el acto de despertarse y levantarse en una respuesta automática.

Seguramente escucharé a alguna persona mayor decirme “lo que necesitas es más disciplina, cuando hice el servicio militar nos despertábamos a las 5 AM todos los días y… bla bla bla” Si, puede ser, para algunos la disciplina puede funcionar, pero yo hablo de un método infalible, que funciona incluso cuando no tienes una trompeta zumbando la diana en tu oído.

Ya Nacho, entendemos, pero como volvemos este un proceso automático. Fácil, deja que tu subconsciente se encargue. Quita del medio todo raciocinio y conviértelo en un impulso.

Todo este preámbulo es necesario ya que a simple vista, la técnica puede parecer estúpida, pero funciona perfectamente, ya me contarán.

¿Cómo se logra esto? Del mismo modo que se obtiene cualquier otra habilidad, practicando hasta perfeccionar la técnica. ¿Practicando qué? DESPERTARSE y LEVANTARSE, pero no por la manana, sino por la tarde o en algún momento cuando ya estés despierto y te hayas levantado.

Ve a tu dormitorio, acondiciónalo para que sea lo más parecido al momento de despertarte, apaga las luces y cierra las ventanas si es que duermes con las ventanas cerradas. Si duermes con pijamas, póntelos. Si te lavas los dientes antes de dormir, lávatelos, si te quitas los lentes de contacto antes de acostarte, hazlo.

Activa la alarma de tu reloj o teléfono para que suenen en unos minutos. Métete en la cama, cierra los ojos, adopta tu posición favorita para dormir. Imagina que es la mañana, unos minutos antes de que debas despertarte, pretende que estás dormido, trata de imaginar que estás dormido o vacía tu mente lo que más puedas.

Cuando suene tu alarma, debes apagarla lo más rápido que puedas, luego respira profundamente llenando tus pulmones de aire, estrecha tus brazos y piernas por algunos segundos, como cuando bostezas. Luego siéntate, planta tus pies en el piso y levántate. Sonríe, acostúmbrate también a levantarte con una sonrisa y te encontrarás sonriendo por las mañanas, luego haz lo que por lo general haces apenas te despiertas, en mi caso, lavarme los dientes.

Ahora debes comenzar el proceso desde el principio y repítelo una y otra vez hasta que el proceso es tan automático que lo haces sin pensar. Si escuchas una voz en tu oído dictándote el siguiente paso quiere decir que aun no lo has incorporado, sigue hasta que sea todo totalmente automático y ajeno a todo pensamiento.

Puede que necesites varios días de entrenamiento, puedes hacer varias repeticiones cada vez por un número de días.

Puede que te tome algo de tiempo, pero es insignificante a la enorme ganancia que implica a largo plazo, no solo en tiempo, sino en felicidad. Unas horas de práctica hoy puede salvarte cientos de horas por año.

Con práctica suficiente, (imposible estimar un tiempo porque eso depende de cada uno) habrás condicionado a tu subconsciente a responder a la alarma, y será tan automático que será hasta incómodo no levantarte cuando la alarma suene.

También puedes practicarlo mentalmente si eres bueno visualizando.

A medida que más practicas este ritual, más lo incorporas a tu subconsciente. Suena la alarma y te levantas, suena la alarma y te levantas, suena la alarma y te levantas.

Es una técnica excelente para aquellos padres que no saben cómo hacer para que sus hijos se despierten y se levanten sin problemas. Practica la técnica con tu hijo, como si fuera un juego, sin presionarlo, varias veces por día, y verás que con el tiempo ya no tendrá problemas para levantarse.

Una vez que el hábito está incorporado no es necesario practicarlo nunca más, ya que la práctica será cada mañana cuando tengas que levantarte realmente.

Aunque pueda parecerte tonto, es una técnica que funciona increíblemente, y es una habilidad que aprendes una vez y dura toda la vida.

Así que anímate, y aunque parezca un poco ridículo, inténtalo.

 

Leer Aplicación de Smartphone para despertarse más fácilmente

{ 7 comments… add one }

Leave a Comment