Cómo dejar de roncar

Los problemas que nos trae roncar

Los ronquidos son un problema que vienen aquejando a las personas desde tiempos inmemoriales. Si bien, antes, roncar era visto como un signo del buen dormir en las caricaturas y películas, hoy en día sabemos que es todo lo contrario. Es más, aprenderás en este artículo que hasta es peligroso.

Roncar no solo es problemático socialmente, si duermes con tu pareja, ya debes tener cubierto este punto porque le estarás generando problemas del sueño a esa persona. Pero si bien, roncar en sí no es un problema de salud, sí representa un síntoma claro (es como una alarma sonora) de que hay algunos aspectos de tu vida que necesitan de tu atención.

¿Qué son las apneas de sueño?

Entre los problemas de salud asociados más peligrosos están las “apneas del sueño”. Las apneas son períodos en los cuales tú dejas de respirar prácticamente durante unos 10 o más segundos cuando duermes.

Las personas que roncan suelen tener apneas, y esto puede ser notablemente peligroso para tu salud, ya que estas pausas en tu respiración pueden superar las 100 por noche. En números, son 1000 segundos sin respiración, más de 15 minutos. Y definitivamente, no eres un ilusionista que retiene su respiración adrede.

Las apneas además, traen consecuencias graves, ya que aumentan los riesgos de:

  • Ataques cardíacos
  • Sufrir depresión
  • Tener diabetes

¿Qué son los ronquidos?

Un ronquido es simplemente el sonido que se produce cuando hay algo obstruyendo el paso del aire por la garganta. Como la garganta se estrecha, el aire que pasa es mínimo y esta vibración produce el típico sonido del ronquido. Cuando se obstruye completamente el paso del aire, tenemos una apnea.

Cuando una apnea toma lugar, el oxígeno no llega al cerebro y este te indica que debes despertarte para respirar. Al despertarte, aunque no sea por mucho tiempo y te vuelvas a dormir, te sientes como atragantado o te da tos.

¿Por qué roncamos?

Los ronquidos pueden tener muchas causas. En algunos casos tienen que ver con alergias o congestiones nasales, estos ronquidos suelen irse así como llegaron a tu vida. Pero, cuando el roncar se vuelve habitual, empiezan a verse perjudicados nuestro descanso y nuestra salud.

Entre las causas del roncar encontramos las siguientes:

  • Una mala calidad de vida
  • Sobrepeso
  • Consumo de alcohol
  • Enfermedades respiratorias
  • Enfermedades en la boca o la garganta (garganta estrecha, amígdalas agrandadas, adenoides agrandadas o inflamadas)
  • Paladar grueso
  • Válvulas nasales pequeñas
  • Tabique de la nariz torcido
  • Lengua de un tamaño grande para la boca
  • Bajo tono muscular
  • Uso de pastillas para dormir o sedantes
  • Sinusitis
  • Alergias
  • Resfriados
  • Consumo de tabaco
  • Mala postura al dormir
  • Durante el embarazo

¿Cómo dejar de roncar?

Luego de todo lo que te hemos contado, te estarás preguntando: “bien, ¿cómo hago para dejar de roncar? Existen actualmente muchas formas de “curar” los ronquidos, tanto con medicamentos, intervenciones quirúrgicas o soluciones caseras.

En general, cuando las personas comienzan a roncar, simplemente se molestan y comienzan a probar todos los medios “caseros” para solucionarlo. Incluso, muchas veces estos remedios pueden ser traídos como novedades de quienes tienen que escuchar los ronquidos por la noche.

Primero y principal, deberías acudir a un médico antes de perder más el tiempo. Debes hacerlo, simple y llanamente. Necesitas saber si lo que te está haciendo roncar no tiene que ver con alguna de las condiciones que listamos anteriormente. Por ejemplo, si tienes las amígdalas hinchadas, no te servirá colocarte una tirita nasal o dormir de tal o cual forma. Primero, debes descartar las causas médicas.

Si eres una persona a la que le cuesta ir al médico, puedes probar un mes de bienestar generalizado, para comprobar que no sea tu estilo de vida el que está generándote este problema:

Un mes de salud de prueba:

  • duerme las 8 horas recomendadas
  • come de forma balanceada y evita las cenas opulentas
  • no bebas alcohol, especialmente por la noche
  • no fumes y evita las pastillas para dormir

Si tienes alergias, rinitis o alguna otra enfermedad del sistema respiratorio tienes que darle prioridad al tratamiento, porque probablemente sea la causa. Visita a un alergista o a un otorrinolaringólogo según sea tu problema.

Ayudas “externas” para dejar de roncar

  • Si tienes apneas, prueba utilizando una máscara de CPAP. Estas máscaras se colocan en la nariz y disminuyen la apnea y los ronquidos.
  • Averigua si no necesitas realizarte un procedimiento quirúrgico, ya sea para enderezar tu tabique, o por problemas en las amígdalas.
  • No bebas tés o infusiones relajantes antes de dormir. Tienen un efecto más suave que las pastillas somníferas, pero pueden relajar demasiado los músculos de tu garganta, aumentando la sonoridad de los ronquidos.
  • Utiliza algún dispositivo dental anti-ronquidos para que tu lengua no se retraiga.
  • Si duermes boca arriba (posición supina) debes utilizar una almohada adecuada.
  • Es conveniente descansar de costado, con una almohada adecuada (que tenga la altura del ancho que existe entre tu cabeza y tu hombro). Si no te sale, y tienes la tentación de dormir boca arriba, puedes adherir una pelotita de tenis a la espalda de tu pijama… Te aseguro que no te gustará recostarte sobre ella y volverás a ponerte de costado.

Soluciones para dejar de roncar que no funcionan

Las famosas tiritas nasales

En general, las tiras nasales NO funcionan. Si roncas, lo más probable es que una tirita no haga la fuerza suficiente como para luchar contra el estrechamiento de tus vías nasales.

Quizás, sí sirven para bajar el volumen de tus ronquidos, pero no hacen nada respecto de tu respiración.

Almohadas para roncadores

Como te he dicho antes, una correcta postura al dormir puede tener que ver en que se ensanchen o estrechen tus vías respiratorias. Esto es por la posición de tu cuello. No está comprobado científicamente que las almohadas especiales para roncadores sean útiles. Quizás, en lugar de gastar dinero en estas, debas dedicarte a probar entre las que normalmente se ofrecen en el mercado y elegir la que tenga un tamaño correcto para ti.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment