Las 7 Mentiras que te dices para NO Cambiar

deja-de-mentirte

En cada cosa que nos decimos en nuestro diálogo interno, en esas voces internas, nuestro ego nos acerca una catarata de opiniones acerca de nosotros mismos y de los demás. La cuestión es que existen, particularmente, una serie de mentiras que todos solemos decirnos que nos impiden mejorar, cambiar nuestras vidas y ser exitosos.

Estas mentiras son las que más he oído a lo largo de mi vida, tanto de parte de mi misma como de otros. Son excusas, pero excusas muy poderosas que si realmente comprendes, puede que comience a desarrollarse una nueva etapa en tu vida a partir de aquí:

Las mentiras más comunes y atractivas que nos decimos:

  1. Si pudiera….. todo sería genial

Considerar que solo una cosa en tu vida necesitas para que todo sea genial, es darle realmente demasiada importancia. No hace falta una sola cosa para que tu vida o tu actitud cambien y sea todo perfecto. Probablemente, esa cosa es la que debes reconocer y desestimar en primer lugar para comenzar a trabajar en los cimientos, ya que evidentemente, te está nublando el pensamiento.

  1. Nunca tendré suficientemente dinero

Esta creencia de que si eres pobre, serás siempre pobre y que si eres rico, te harás más rico. Déjame decirte una cosa, no vengo de una familia adinerada, sin embargo, aprendí a tener una visión de lo que quería, creé un plan para llevarlo a cabo, le pongo pasión día a día y coraje ante las críticas y juicios ajenos. Si lo haces, el mundo estará de tu lado. Puedes vivir una vida maravillosa, tener la carrera que sueñas y el trabajo que quieres, solo debes elegir y dejar de hacer premoniciones negativas acerca de tu futuro.

  1. No estoy gordo, estoy rellenito

Rellenito, mullido, carnoso, tengo curvas… Hmm… Tienes algo de sobrepeso, lo sé por experiencia personal. Deja de decirte esta mentira, porque cuanto más lo hagas, más te costará empezar a cambiar. Con esto no te digo que te obsesiones, simplemente, que empieces a tomar medidas para mejorar, ya que esa mentira que tratas de estudiarte y repetir, cuando te ves al espejo no te la crees y te sientes terrible.

  1. No soy lo suficientemente…

Quizás hubo personas que te lo han dicho cuando eras pequeño, o bien, comenzaste a crearte esta mentira tu solito. De todas maneras, es mentira. Tú eres suficiente, SIEMPRE, solo tienes que cambiar la creencia de que puedes serlo como cualquier humano. Ser lo suficientemente bueno, inteligente, hermoso, etc. Tú eliges qué ser, pero jamás te digas que “no sirves para…” o “no eres suficiente para…”. Mucho menos, si se trata de no ser suficiente para otra persona (algo totalmente innecesario).

  1. Tus sueños son poco realistas, para nada prácticos…

Solo te hace falta buscar en Wikipedia la biografía de tu ídolo, o buscar frases célebres en Pinterest. Esta forma de pensar es la que te está alejando y volviendo poco realistas tus sueños, ya que no estás haciendo nada por alcanzarlos. Las personas en este planeta, los humanos, hemos hecho cosas increíbles, imposibles hasta el día en que se hicieron. Y lo hicimos en todas las épocas, sitios del mundo, culturas y condiciones sociales. Tú puedes también. Si es muy incoherente, sigue adelante, rompe normas si es necesario, convence a los demás si es lo que te hace falta. ¿A quién crees que tienes que pedirle permiso para vivir?

  1. No me alcanza el tiempo

Yo misma fui una gran pecadora en este punto. Nunca tenía tiempo para nada, pero sin embargo, siempre cumplía con mis obligaciones o ayudaba a las personas gratuitamente y quitaba horas de sueño por escuchar a mis amigos o colegas con sus proyectos. Fue cuando un cliente, que es Coach, me dijo: “A ver, muéstrame tu calendario de esta semana” antes de que rechace un trabajo muy importante para mi carrera. Ni si quiera tenía uno… Luego me dijo, “mira, esto es un calendario completo, sin embargo tengo tiempo para estar hablando contigo”. Tuve que preguntarme a mi misma cuánto tiempo estaba perdiendo mirando TV, leyendo revistas, distrayéndome con juegos, dando vueltas en mis emails, suscribiéndome a blogs a los que jamás volvería a entrar… Era muchísimo. Ahí descubrí el tiempo. Luego, cuando aprendes a ser más productivo en este aspecto, hasta puedes comenzar a delegar las tareas que más te molesta hacer. Eso sí, con el tiempo aprendes que la salud física y mental son las más importantes y deben tener tus 3 horas prioritarias al día. Dime, ¿cuánto tiempo has pasado jugando al Candy Crush y podrías haber estado prendiendo inglés o a tocar la guitarra?

  1. Me agobian mis problemas

Déjame decírtelo simple y claro: todos tenemos problemas. Solo que si cambias y te adaptas, logras resolverlos mejor. Con esto no me refiero a volver a justificarte con la mentira 1 (si pudiera…), 2 (no tengo dinero) y 4 (no soy lo suficientemente…). NADA ni NADIE va a solucionar tus problemas. Ni el dinero, ni el coeficiente intelectual, ni meditar 10’, ni leer un blog para ser exitoso. Lo único que te puede ayudar a resolver tus problemas es decidirte a hacerlo y entrar en acción.

Comienza a decirte a ti mismo la verdad, este el mejor hábito que puedes desarrollar. Créeme, te sentirás renovado y más cómodo contigo mismo cuando empieces a evaluar tus mentiras!

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment